BMW 507 1956: El resurgir de la marca alemana

En 1955, se presentó en el Salón del Automóvil de Nueva York un auto que hizo resurgir a BMW tras la los daños causados por la Segunda Guerra Mundial.

Estamos hablando del 507, una coupé deportiva de dos plazas fabricada íntegramente en aluminio, producida entre 1956 y 1959.

Su motor, un V8 de 3.200 cc, estaba alimentado por dos carburadores de doble cuerpo, que daba 150 CV.

Esto, permitía que acelerara de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos y que alcanzara una velocidad máxima de 217 km/h.

Este BMW utilizaba una caja ZF de cuatro velocidades. Además, tenía suspensión delantera independiente y trasera de eje rígido.

Dada su exclusividad, solo se fabricaron 252 unidades, de la cuales aún queda gran parte.

Es una pieza muy valorada en el mercado de clásicos, pudiendo valer cientos de miles de dólares.

Deja una respuesta